Aciertos y desaciertos

Martes, 19 de mayo de 2020

Es una lástima que la ciudad de Madrid haya optado por despreciar su capacidad motora a cambio de apostarlo todo por la politiquería nacional. El resultado ha sido convertirse en el chiste generalizado, que otras provincias presencian desde lejos entre el estupor y la burla. Tengan cuidado sus ciudadanos con dejarse llevar demasiado por la chacota y el bromerío, porque generar ese estado de cosas ya sirvió durante dos décadas al aguirrismo para encubrir la trama de corrupción local más enorme que se ha juzgado en democracia. El despiste puede ser divertido, pero desactiva los esfuerzos en otras direcciones más útiles. Y las ciudades van a tener que protagonizar un reto mayúsculo durante el próximo año. Por suerte, otras ciudades muy pobladas y significativas de España se están comportando de manera opuesta, con programas e iniciativas que conviene aplaudir. Resulta evidente que mientras dure la crisis sanitaria, que al parecer va para largo, las mayores atenciones tendrán que situarse en la organización de la salud pública. Pero esta no puede caminar sin la reorientación de los servicios de limpieza e higiene municipal. (…)

Más artículos en en El País, en XL Semanal y en El Periódico.