Por el suelo

Martes, 18 de abril de 2017

Después de que varias personas hayan sido atropelladas por ir mirando su móvil mientras caminan, se han propuesto semáforos en el suelo. Son habituales los choques entre viandantes por culpa del móvil y hasta gente se ha abierto la cabeza al chocar contra árboles o las vigas de las terrazas que han proliferado en nuestras aceras. Esa mirada no es tanto un síntoma de que andemos cabizbajos, sino distraídos. Pero de continuar la tendencia, el suelo se va a convertir en el paisaje más familiar. Asaltar los suelos parece ser nuestra máxima ambición. El móvil ha llenado todos los momentos vacíos de nuestra vida. Las transiciones. Se recurre al móvil mientras se camina o se conduce, en el transporte público, en los ratos de espera, en comidas espesas. Es un privilegio de nuestra generación, que ya no tiene momentos muertos, esa tradicional manera de quemar el rato que conocimos y que ahora, gracias a la conectividad portátil, ha terminado. (…)

Más artículos en en El País, en XL Semanal y en El Periódico.