La hora del balance moral

Martes, 11 de julio de 2017

Es rarísimo que los grandes empresarios hablen con solvencia de valores abstractos y filosóficos. Como los futbolistas, que eluden cualquier posicionamiento social con eso de que se dedican tan solo a meter goles, los hombres de empresa tienden a desvanecerse del debate colectivo para tan solo irrumpir si se trata de hablar de dinero, de ganar dinero, de ganar mucho dinero. Por eso me sorprendió gratamente leer una entrevista con el máximo responsable de Telefónica, la empresa española que renunció a la tilde para convertirse en un agente global de comunicación y tecnología. En ella se expresaba en términos no habituales sobre la necesidad de recuperar una filosofía moral universal que atañera al desarrollo digital, que estableciera unos valores inquebrantables pese a la continua progresión de los medios, la radical velocidad que ha adquirido la vida social y el largo alcance de cada pequeño gesto gracias a la hipertrofia comunicativa. (…)

Leer más

Más artículos en en El País, en XL Dominical y en El Periódico.