Gambia primero

Martes, 14 de febrero de 2017

Al mismo tiempo que se producía el relevo en la cúpula del poder norteamericano, con la llegada del empresario Trump a la Casa Blanca, en Gambia la presión internacional y la amenaza del Ejército de Senegal lograban que se cumplieran los resultados de las últimas elecciones y se procediera al exilio del presidente eterno Jammeh en favor del ganador, Adama Barrow. Sabemos poco de Gambia, aunque en su día fue una mina de explotación humana que portugueses y británicos usaron por su cercanía atlántica como puerto de salida de esclavos hacia los Estados Unidos, donde fueron la mano de obra gratuita que propició el ascenso económico del país. El vomitivo discurso de Donald Trump en Washington ha tenido una gran relevancia pública. No tanto el cambio de Gobierno en Gambia. Hubiera sido más razonable que el nuevo presidente de Gambia pronunciara las palabras de Trump. Podría haber dicho, ya estamos hartos de invasión externa, ya estamos hartos de ser explotados, ya estamos hartos de atraso y de colonialismo, ya estamos hartos de corrupción de una élite y pobreza generalizada. Somos Gambia y a partir de ahora pondremos a Gambia por delante de todo lo demás. Gambia first, Gambia primero. (…)

Leer más

Más artículos en en El País, en XL Dominical y en El Periódico.